Aprende japonés bien

¿Estudiando con buen instructor, buenos libros, apps, y aún no lo hablas?
Imagen: jpninfo.com
¿Cómo ser un buen aprendiz de idiomas? ¡Aquí la fórmula secreta!
1. Los buenos aprendices de idiomas son valientes.

No tienen lugar para las inhibiciones. ¡Dejan la vergüenza a un lado!

Cuando vemos a estos aprendices conversando felizmente, los vemos con mucha confianza y sin miedo de parecer tontos cuando hablan. Por ejemplo, cuando no conocen la palabra para “teléfono”, los buenos aprendices colocan un teléfono imaginario en su oreja. Cuando no saben conjugar un verbo correctamente, de todas maneras lo dicen.

El miedo no detiene a los buenos aprendices, porque ellos saben que la práctica, aunque sea imperfecta, es la única vía para mejorar.

Tienen cara dura. No se rinden con la primera vez que se ríen de ellos por cometer un error. Seguro que podrían sentirse avergonzados si un nativo no les entiende, pero ellos (los aprendices) pasan la página y se ponen a mejorar la pronunciación. Ellos no huyen de sus errores, aprenden de ellos, y tienen el valor de seguir y seguir.

No temen adivinar. Los buenos aprendices usan claves del contexto para adivinar el significado de palabras o frases desconocidas. Si escuchan “ella vive en una gran mansión”, pero no conocen la palabra “mansión”, pueden suponer que significa una gran casa. Y si es necesario, inventan la palabra. Ellos aceptan el hecho de que nadie es perfecto, así que en principio pueden tomar riesgos. Saben que en la mayoría de los casos, la comunicación es más importante que la exactitud.

2. Usan sus habilidades de observación.

Reconocen y aprender de sus propios errores, y de los demás.

Aquí la buena atención al escuchar y la conciencia de sí mismo entran en juego. No puedes corregir errores que no sabes que estás cometiendo. Los buenos aprendices prestan atención y se adaptan en consecuencia. Si conjugan un verbo incorrectamente, notarán que hay algo en lo que necesitan trabajar. Escuchan también a los nativos, y aprenden de ellos copiándoles lo más cerca posible.

Captan las señales no verbales. Si hay una cosa que vas a saber al aprender un nuevo idioma, es que hay mucha más comunicación de la que logran las palabras. Los buenos aprendices registran las expresiones faciales, el lenguaje corporal y el tono de voz para entender cómo alguien dice algo cuando no entiende lo que está diciendo. Con la combinación de las claves verbales y no verbales, pueden acercarse más al significado.

Identifican patrones en el lenguaje estudiado. Trabajan para entender el idioma como un sistema, identificando los patrones clave que hacen el aprendizaje más fácil, y cercano a como lo aprendieron los nativos.

3. Son curiosos y creativos con nueva información.

Hacen muchas preguntas.

¿Cómo usas el presente continuo en la tercera persona? ¿Cuál es el significado de éste slang? ¿Por qué usas esta palabra en una situación, y otra palabra en una distinta? Con este tipo de preguntas es como aprenden más del idioma deseado casi a diario. Son curiosos por naturaleza y siempre se esfuerzan por ganar más vocabulario y gramática.

Tienen una única manera de aprender hecha a su medida. Así como hay diferentes formas de aprender (auditiva, visual, kinestésica, entre otras), también hay distintos tipos de buenos aprendices de idiomas, que con el tiempo descubren los métodos que mejor les funcionan para aprender nuevo vocabulario o estructuras gramaticales. Según el estudiante, pueden usar fichas, videos, o audios para aprender, por nombrar sólo unas técnicas. Esto les ayuda a procesar más información rápidamente.

Son buenos improvisando. Usan creativamente las palabras, frases o estructuras que ya conocen para decir lo que necesitan expresar, en lugar de correr a buscar la traducción en una aplicación. Usan circunloquios, buscan la forma de hacer entender lo que quieren decir. Por ejemplo, si no saben la palabra para “reloj”, dicen “la cosa que muestra la hora” o algo por el estilo. Esto promueve la fluidez y la expresión.

4. Son considerablemente pacientes.

Los buenos aprendices se sienten cómodos con la ambigüedadNo necesitan conocer el significado de una nueva palabra de inmediato, y no se preocupan si no entienden el 100% de lo que le están diciendo.

No habrá mucho aprendizaje si te desconectas o pierdes la paciencia apenas escuches una palabra desconocida. Los buenos aprendices son suficientemente pacientes para entender que un día será capaces de mantener una conversación en la que sepan todas las palabras.

También son pacientes con ellos mismos. Saben que toma tiempo aprender un idioma, por lo que no se frustran fácilmente. Aceptan el idioma como es, se perdonan y son amables con ellos mismos si no progresan tan rápido como quisieran. No ponen demasiada presión en ellos porque toman el aprendizaje como un viaje. Fluyen, entendiendo que cosas como la gramática no es el principio ni el final de todo.

5. Están sumamente motivados.

Los buenos aprendices entienden sus “por qué”. Sea que necesiten aprender el nuevo idioma por un trabajo, para estudiar en el extranjero, para sobrevivir en otro país, o simplemente para conectar con familiares o con sus raíces, los buenos aprendices están profundamente motivados. Sus razones para aprender un idioma usualmente van más allá de tener una buena nota en un curso. Toman el aprender un idioma con mucha, mucha seriedad.

Esta motivación les lleva a aprender independientemente y practicar con consistencia. Sus profesores no tienen que forzarles a conjugar verbos en cada clase ni a buscar un compañero con quien practicar los fines de semana.

Los buenos estudiantes constantemente buscan oportunidades para practicar el idioma fuera del salón de clases. Practican todo lo que pueden.

Y lo más importante, realmente disfrutan lo que están aprendiendo, ¡les divierte!

Por esto es muy importante escoger el idioma correcto. No puedes pegarte a aprender un idioma que te hace bostezar. Y en caso de que te lo estés preguntando, esto puede explicar por qué probablemente no tienes fluidez en el idioma que te obligaron a aprender desde la escuela.

Traducción: Byron Barón Valero, del artículo original Good Language Learners Demystified: A Look at the Qualities That Make Them Successful, en FluentU.

 

¿Aprender japonés? Escríbenos. Será un placer atenderte.


¡Sigue y disfruta nuestras redes sociales!

Logo
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s