España y Japón: abrazo de culturas.

mariscalbarco8000
Mascota oficial del Año Dual España Japón, diseñada por Javier Mariscal

(Madrid, 12 de enero 2015, Contacto Japón).-

A través de la Sección de Cultura y Prensa de la Embajada del Japón en España, nos complace presentar un interesante artículo, donde su autora, Alba Fernández Martín, estudiante de postgrado de la Universidad Rey Juan Carlos I de Madrid, describe un recorrido por la relación entre España y Japón, desde el afortunado e interesante enfoque de la cultura y sus diversas manifestaciones.

ALBA FERNÁNDEZ MARTÍN, MADRID.

Japón. Tradición milenaria e innovación transgresora. Lejanía y misterio. Partamos del tópico para derribar las barreras que asumimos que separan nuestras culturas, y que en ocasiones son inexistentes.  El País del Sol Naciente cultiva una relación especial con España que puede pasar desapercibida para el público, pero que se remonta 400 años atrás, y ahora se encuentra en su momento cumbre.

El vínculo se trabaja desde ambos frentes, y recorre diversos niveles que demuestran un esfuerzo continuo a favor de la interculturalidad y la colaboración entre dos países diferentes. Japón pone un importante foco de atención sobre España, y es muy interesante descubrir cómo orienta el trato a la sociedad española, y qué representa para el pensamiento nipón en cuanto a cultura y como país.

Una larga relación

¿Conocen la historia del apellido Japón en el sur de nuestro país? En tiempos de Felipe III, concretamente en el año 1614, el samurái Hasekura Tsunenaga desembarcó en Coria del Río, a orillas del Guadalquivir, en misión diplomática. Hasekura, en nombre del gran señor feudal de Sendai Date Masamune, llegó con el objetivo de visitar al Papa en Roma y así conseguir apoyo para los cristianos japoneses, y establecer relaciones comerciales en puntos estratégicos. Si bien la primera parada fue Sevilla, no era más que un lugar de paso; aún así, fueron varios acompañantes de Hasekura los que decidieron quedarse y establecerse en la ciudad andaluza.

Quince generaciones después, el apellido Japón habla de las raíces asiáticas de los aludidos. Históricamente, esta misión recibe el nombre de Embajada Keicho, y no fue más que el comienzo de una fructífera relación intercultural que se extiende hasta nuestros días, y que aún tiene un largo recorrido. Actualmente existen once convenios de hermanamiento entre ciudades de España y Japón, separadas por más de 10.600 kilómetros de distancia.

¿Por qué España?

Somos culturas muy semejantes, con eventos comunes en el pasado, y a pesar de ser muy lejanas geográficamente, es el corazón, el sentimiento, lo que nos hace cercanos” plantea Akira Suzuki, Agregado Cultural y de Prensa recién incorporado a la Embajada del Japón en Madrid. Y es que se retrata al pueblo español como un remanso de entendimiento, interés e intercambio con la cultura japonesa, más allá de lo experimentado en otros países. La confirmación de este planteamiento por parte de la embajada, y por extensión del Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón, es rotunda.

Se entiende a España como una potencia estratégica que hace las veces de puerta de entrada para la cultura japonesa en el resto de Europa. También funcionaría como puente a América Latina al compartir el mismo idioma. “España entiende la cultura tradicional, la cultura moderna, se interesa por las nuevas tendencias y la cultura popular, cosa que no sucede en todos los países europeos. Al ser España un país tan abierto, al igual que sus gentes, se convierte en un foco de difusión idóneo” afirma Hajime Kishi, asesor de Cultura y Prensa de la Embajada del Japón.

Japón en España

La relación entre ambos países se caracteriza por un interés mutuo traducido en colaboración y esfuerzo por alcanzar el entendimiento pleno, y superar la idea de exotismo y lejanía de la cultura japonesa para nuestra sociedad. Este interés se refleja en cifras en el sector turístico: desde enero a diciembre de 2013, Japón recibió un total de 44.461 turistas españoles, un 26,3% más que en el mismo periodo anterior y superando la cifra de los 35.207 españoles que visitaron aquel país durante 2012. Se contabilizaron 362.081 turistas japoneses que visitaron España en 2012, un 8,3% más que en el período anterior. Actualmente, unos 6.000 japoneses viven en España, por un lado empresarios, ejecutivos y funcionarios que residen aquí por trabajo, y por el otro aquellos que se han enamorado de nuestro país y han decidido convertirlo en su hogar. España gusta a los japoneses.

Manga, anime, geishas, ninjas, samuráis, sushi y sashimi son las primeras palabras que nos vienen a la cabeza al pensar en Japón. Una cultura cerrada, seria, poco comunicativa, y al tiempo elegante, culta y tradicional. A la vez, innovación, transgresión, modernidad. Los estereotipos sobre la sociedad japonesa, si bien abundantes, no son despectivos; al contrario. Despiertan un interés activo en el público español. Aunque en primera instancia supongan un suculento cebo para el curioso, el Gobierno Japonés quiere romper con estas ideas preconcebidas que alejan del entendimiento real de su cultura.

Esta labor está en manos, principalmente, de la Sección de Cultura y Prensa de la Embajada del Japón en España y de la Fundación Japón en Madrid. La primera tiene un enfoque más general y destaca la divulgación y la estrategia informativa; mientras que la segunda tiene una labor más específica en la organización de eventos y la difusión de la lengua japonesa, en cuanto a institución pública administrativamente independiente. “Desde la Fundación Japón no se renuncia a nada. Se enseña desde lo más tradicional a lo más contemporáneo. Se hace un recorrido por todos los aspectos de la cultura japonesa” afirma Alejandro Rodríguez, coordinador de Arte y Cultura de la Fundación Japón en Madrid. Precisamente desde aquí se organizan eventos en ocasiones enfocados a la ruptura de estereotipos, como una próxima charla en marzo de 2015 a cargo de una especialista en maiko y geiko, la forma correcta de llamar a las profesionales que conocemos como Geishas.

Conscientes de la importancia de la Cultura Pop y la relevancia estratégica de la que le dota el gobierno japonés, desde la Fundación Japón, el coordinador de arte y cultura asegura que “no puedes apoyarte únicamente en esos aspectos que ya son exitosos porque no es lo único que hay en Japón. Igual no son cosas tan llamativas a priori, pero para eso estamos nosotros, para enseñar otros aspectos de la cultura que no se venden solos, y que quizás necesitan más apoyo de las instituciones para poder aparecer fuera”. La dimensión económica, lógicamente, limita los productos culturales que desde la Embajada o la Fundación Japón podemos recibir en España, pero los presupuestos se manejan con la mayor habilidad posible para extender un abanico amplio de actividades. Hasta el momento, destacan las charlas que gracias a ellos han dado maestros japoneses de cada campo como el pianista de jazz Masahiko Satoh, directores de cine como Takashi Miike, o Koreeda Hirokazu, o fotógrafos como Hiroshi Sugimoto.

Este interés encuentra su lugar también en el ámbito académico. Tras la primera Conferencia de Rectores de Universidades Hispano-Japonesas (Salamanca,  noviembre de 2013), como primer paso oficial, se espera establecer una política educativa común, porque hasta ahora no existe ningún tipo de equivalencia ni convalidación. Pero a pesar de trabajarse en el desarrollo de grados o másteres especializados en cultura japonesa, lo cierto es que en España estamos faltos de especialistas sobre el tema que puedan dedicarse a la enseñanza. Precisamente para superar este obstáculo, desde la Embajada del Japón en España se convocan 8 becas principalmente de investigación (aunque también de trabajo temporal), que permiten aprender del país in situ y volver para aplicar los nuevos conocimientos.  La media de solicitudes de estas becas han ascendido de 30 a 110 de los años noventa a la actualidad; el interés por Japón sigue aumentando.

Pero más allá de la preparación académica, el mayor obstáculo es el aprendizaje del idioma japonés, para el que se exige manejar un nivel N4 dependiendo de la especialidad. “No hay grandes barreras entre los dos países” establece el Agregado Cultural Akira Suzuki; a excepción, por supuesto, del idioma. La fonética es muy parecida al español, la gramática no es tan complicada, pero el reto se presenta al leerlo y escribirlo. Ni siquiera un nativo conoce la totalidad de los caracteres kanji de su idioma, y se exige dominar unos 2.500 para un entendimiento eficaz de la lengua.

La cultura como bandera y pilar fundamental

El intercambio bilateral también avanza en el ámbito cultural. Además de la popularidad de las artes tradicionales, la cultura pop japonesa despierta cada vez un mayor interés entre los jóvenes españoles” afirmó el nuevo Embajador del Japón en España, el Señor Kazuhiko Koshikawa, en el evento con motivo de la Fiesta Nacional de Japón el pasado 3 de diciembre. La Cultura Pop engloba esa imagen moderna, muy joven y muy fresca, que se refleja a través del anime, del manga, de las tribus urbanas, de la moda característica de la juventud japonesa, el cosplay, la tecnología, la robótica y los videojuegos. Estos aspectos contemporáneos que se saben puntos fuertes y en los que se hace hincapié, funcionan como llamada de atención. Pero también son el primer paso hacia un interés que lleva al curioso hasta la cultura tradicional japonesa y al estudio del idioma japonés.

Conscientes de este punto fuerte que por otro lado puede reforzar el estereotipo, se ha reformulado el concepto “Cool Japan” a modo de Marca Japón como pilar fundamental de la diplomacia pública japonesa. Se dirige directamente a un segmento de población mucho más general, con un rango de edad más amplio que los ya comunes jóvenes atraídos por la Cultura Pop. Engloba las manifestaciones culturales tradicionales y modernas, el pensamiento intelectual, el intercambio personal que promueva el entendimiento, y la difusión de los puntos fuertes del país. Entre ellos, la gastronomía japonesa, que no solo crece en presencia en España, sino que ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad. “Cool Japan” como escaparate de variadas fortalezas niponas es una pieza imprescindible en las relaciones internacionales que mantiene en la actualidad con otros países.

La incorporación del nuevo Embajador ha supuesto un cambio de perspectiva hacia una política cultural de puertas abiertas, que invita al pueblo español a adentrarse tanto en los objetivos como en los métodos de diplomacia pública que utiliza la Embajada del Japón en el campo cultural. Esta nueva corriente sigue los pasos del anterior Embajador, el Señor Satoru Satoh, que representó al país nipón en el ambicioso proyecto del Año Dual España-Japón (2013-2014), plan que ha supuesto un punto de inflexión en la imagen de Japón en España y en las relaciones bilaterales entre ambas potencias.

El Año Dual

LOGO_ADEJ_H
Logotipo oficial del Año Dual España-Japón.

Con motivo del 400 aniversario del comienzo de las relaciones entre España y Japón, de junio de 2013 a julio de 2014 tuvieron lugar 571 eventos predominantemente culturales (en torno al 75% del total) en toda España, con el objetivo de “impulsar el entendimiento mutuo entre ambos países, abriendo nuevos horizontes en las relaciones bilaterales de cara al futuro”. Se trató de una colaboración gubernamental, empresarial y civil. Se organizaron eventos que querían abarcar todos los sectores culturales en cultura tradicional, cultura moderna y cultura pop: arte, fotografía, diseño, teatro, música, cine, literatura, gastronomía, y otras obras audiovisuales.

Los mejores resultados los obtuvo el cine, las exposiciones (como materializaciones de la imagen que se tiene sobre Japón) y las artes escénicas, por ser los proyectos más grandes y trabajados (como fue el ejemplo de la obra de marionetas Bunraku: Sonezaki Shinju, que en solo dos días de representación colgó el cartel de entradas agotadas). Y aunque Madrid y Barcelona concentraron el mayor número de eventos, se organizaron ejemplos en las 17 comunidades autónomas de España.  Además de manifestaciones culturales puramente japonesas, se apostó por la fusión de ambas culturas en eventos como la “Fiesta de la Primavera y del Cerezo en Flor en el Valle del Jerte”.

Los medios de comunicación reflejaron esta exaltación de la interculturalidad hispano-japonesa como no lo habían hecho antes; pero no era únicamente el intercambio cultural a nivel civil lo más relevante del Año Dual. Ni tampoco lo fue, pese a su importancia, la solidaridad que el pueblo español estaba mostrando con las víctimas del terremoto y posterior tsunami que sacudió la región de Tohoku el 11 de marzo de 2011. Por primera vez en la Historia de los dos países se fomentó un intenso intercambio de personalidades del más alto nivel de España y Japón, remarcable porque no ocurre en todos los países europeos, y que ha acentuado el acercamiento de ambas potencias.

SONY DSC
Su Alteza Imperial el Príncipe Heredero de Japón acompañado de (los entonces) Príncipes de Asturias, en la Gala Inaugural del Año Dual España Japón celebrada en el Teatro Real (junio de 2013). Créditos: Teatro Real (fotógrafo Javier del Real)

El primero fue el Príncipe Heredero de Japón Naruhito para la inauguración del Año Dual. Posteriormente, la visita del Presidente del Gobierno de España Mariano Rajoy a Japón, en octubre del año 2013. También la forja la llamada Liga Parlamentaria de Amistad Hispano-Japonesa, que consiste en los intercambios de visitas entre parlamentarios de la Dieta japonesa y diputados del Congreso y el Senado españoles. El Señor Fumio Kishida, Ministro de Asuntos Exteriores japonés viajó a España en enero de este año.  El Primer Ministro Shinzo Abe visitó Santiago de Compostela, donde se entrevistó con Rajoy.

Naruhito
El Presidente del Gobierno de España, Mariano Rajoy, recibe en el Palacio de la Moncloa a Su Alteza Imperial el Príncipe Heredero de Japón. Imagen: Secretaría de Estado de Comunicación. Ministerio de la Presidencia de España.

Lectura del presente y líneas futuras

En el marco del Año Dual han tenido lugar visitas diplomáticas que nunca antes se habían dado. Han sido hitos importantes que junto a la reactivación del Foro Económico entre España y Japón, y el Foro Empresarial hispano-japonés entre otros, han sido el campo de cultivo para la situación cumbre actual entre España y Japón a nivel cultural, económico y político. Pero no es suficiente. Dentro del nuevo programa implantado por el Embajador Koshikawa, el Año Dual no se dibuja como un fin, sino como un medio, y la celebración de los 400 años de relación no deja de ser algo anecdótico.

Se ha cultivado la atmósfera perfecta para ampliar y profundizar las relaciones entre ambos países, y ha representado una toma de contacto para lo que viene en 2018: el 150 aniversario de las relaciones diplomáticas reflejadas en el Acuerdo de Amistad, Comercio y Navegación entre España y Japón, que dio comienzo a las relaciones bilaterales contemporáneas. En este intervalo de tiempo se pretende no sólo seguir trabajando la línea de intercambio cultural: el pilar principal será mejorar las relaciones públicas y la comunicación, los canales de información de la embajada japonesa sobre cualquier tema de Japón al canal público español, sino además informar correctamente de la imagen de Japón, romper estereotipos; y sobre todo, que la gente se interese por el país y que éste pueda informar correctamente de qué aporta Japón en la vida cotidiana o en el ámbito político o económico, cultural y social.

Corazón hispano-japonés

En España no sólo los japoneses se esfuerzan en dar a conocer su cultura, sino que españoles que se han enamorado de Japón representan un apoyo muy importante a las actividades de difusión por parte del gobierno japonés. No sólo proyectos como el Museo EMOZ de Origami en Zaragoza o Bonsaikido, la escuela de Bonsai y Artes Zen japonesas en Madrid; las asociaciones que organizan semanas culturales japonesas; grandes eventos como el Salón del Manga en Barcelona (que registró en la última edición más de 130.000 visitantes, un hito en su historia), o el Expomanga o Expocómic en Madrid, son manifestaciones culturales japonesas ideadas por españoles que cuentan con el apoyo de la Embajada del Japón.

DSC00355
Stand de Japón en la Feria Internacional de Turismo de Madrid (FITUR 2014). Imagen: Embajada del Japón en España
BON_ODORI_2012 193
Jóvenes españoles participando en la Fiesta de Bailes Japoneses Bon-Odori en el Colegio Japonés de Madrid. Imagen: Embajada del Japón en España.

Otro caso destacable es el de los blogueros que, viviendo en Japón, reflejan aspectos de la vida y la sociedad japonesas desde los ojos de un español y dirigido precisamente a ellos. Colaboraron también en la publicación de información sobre el gran terremoto del 11 de marzo, cuando los canales de la embajada estaban más cerrados. Su difusión cultural tiene una enorme eficacia gracias a Internet, con el que embajada aún se está familiarizando.

Japón quiere ser visto como un país de diversidad y riqueza cultural lleno de matices, pero que no está atrapado ni en la tradición ni en una modernidad descontrolada, sino que mantiene un equilibrio entre sus múltiples facetas. Un país único pero abierto, con valores de todo tipo a compartir con el resto a cambio de entendimiento, lealtad y colaboración. El fin intercultural último es que la cultura japonesa en España sea algo conocido, no algo extraño o exótico, y eso se está consiguiendo trabajando conjuntamente con personas como blogueros, gente del mundo de la cultura, del mundo de los medios de comunicación, y especialmente internet que es el máximo canal de difusión para que una manifestación cultural, algo tan lejano como Japón, sea algo cotidiano en España. Hajime Kishi, Coordinador de Cultura y Comunicación en la Embajada del Japón en España, expresa: “ver que hay españoles que quieren aprender japonés en Japón, estudiar, trabajar, o investigar… nos llena de alegría”.

Durante años, España y Japón han sido como dos pasajeros que viajan en un mismo tren y que se relacionan a través de estereotipos recíprocos y una cordial educación. Es ahora cuando ambos se han incorporado para hablar, y están empezando a conocerse de verdad.


Sobre la autora: Alba Fernández Martín (23), cursa el Máster en Periodismo Cultural y Nuevas Tendencias. Graduada en Periodismo y Comunicación Audiovisual de la Universidad Rey Juan Carlos I de Madrid.


Contáctanos a través del siguiente formulario:


¡Sigue y disfruta nuestras redes sociales!
Logo

 

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s